Uso de la mascarilla en interiores. El nuevo escenario.

El Ministerio de Sanidad decretó el pasado miércoles 20 de abril que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria en los espacios interiores, excepto en establecimientos sanitarios, sociosanitarios, farmacias y medios de transporte.

Como aparece en el BOE, sigue siendo obligatoria para trabajadores y visitantes de centros médicos, sanitarios y asistenciales, incluyendo las farmacias.

Del mismo modo, se continua exigiendo a empleados y visitas de las residencias y otros centros sociosanitarios cuando estén en las zonas compartidas.

Asimismo es obligatoria en el transporte público.

Las personas que tengan COVID-19 deben seguir llevando la mascarilla durante “diez días desde el diagnóstico” de la enfermedad. Los expertos llaman a utilizarla durante ese tiempo prudencial, aunque los síntomas sean ya leves, porque se podría ser igualmente contagioso.

La mascarilla ya no es obligatoria en ninguna circunstancia en los colegios, institutos y demás centros educativos.

En cualquier caso, el Ministerio de Sanidad recomienda que toda la población vulnerable la use cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad.

Aunque la mascarilla deje de ser obligatoria en los interiores, los servicios de prevención de cada empresa o institución “tienen competencias para decidir las medidas preventivas adecuadas para proteger la salud de los trabajadores”; por lo que las personas responsables de la salud laboral de cada empresa o centro pueden tomar la decisión de mantener la obligatoriedad de la mascarilla por las características de su plantilla o el tipo de trabajo que realicen. Sanidad aconseja su uso responsable, siempre que no se pueda cumplir la distancia de seguridad de 1,5 metros y no haya una ventilación continua y adecuada.

Adicionalmente, y pese que el fin de la mascarilla afecta al resto de espacios no obligatorios, la gerencia de cualquier centro de trabajo o incluso espacio público (tienda, restaurante, etc) podrá obligar a llevarlas en su negocio basándose en su derecho de admisión.