Cuidar a quienes nos cuidan

Cuidar a quienes nos cuidan

La iniciativa, que desde el principio contó con la participación del Ministerio de Sanidad, suma ahora los apoyos del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, el Consejo General de la Psicología y el Consejo General de Enfermería.
A día de ayer, se habían atendido a 648 personas. (561 mujeres, 87 hombres). Los/las profesionales de este servicio han realizado un total de 2.367 intervenciones con los 648 usuarios/as.

Con cada paciente se ha establecido una pauta por videoconferencia o por teléfono, con sesiones de entre 20 y 30 minutos, dado que no se trata de una terapia convencional sino de una atención psicológica en circunstancias muy excepcionales.

El objetivo es dar respuesta así a las preocupaciones y los miedos del personal sanitario, que se manifiestan en estrés, ansiedad e, incluso, depresión. Mediante este servicio telemático y de amplia disponibilidad, se les proporciona el acompañamiento que precisan.

El acceso a este servicio es gratuito para profesionales de toda España a través del teléfono 900 670 777 y con un horario de atención de 9 a 22 horas, los siete días de la semana. El servicio estará operativo hasta después del verano al menos, dada la intención de extender este apoyo más allá de la situación de emergencia. Los profesionales que han acudido en mayor número a este servicio han sido: Profesionales de la Medicina (33 %) y enfermería (32 %), seguidos de auxiliares de enfermería (13 %). Otros profesionales que han utilizado este recurso han sido los trabajadores/as sociales, los educadores/as sociales y los farmacéuticos/as, así como los propios profesionales de la Psicología.

El 47,7 % de las llamadas han provenido de personal sanitario de hospitales, muy por encima del personal de centros de atención primaria (19,6 %) y residencias (8,9 %).

En cuanto a la edad, la mayoría de los sanitarios que han acudido al servicio tenía entre 39 y 66 años (65%); los más jóvenes han sido los que menos lo han utilizado.

En cuanto al motivo de la llamada, en un 72 % de los casos fue el sufrimiento emocional, la ansiedad, el insomnio y el estrés. Otras razones fueron la sobrecarga laboral, la sensación de aislamiento o el miedo al contagio propio o de las personas de su entorno.