La necesaria atención psicológica en pacientes con Enfermedad Renal Crónica

atención psicológica en pacientes con enfermedad renal

Nuestros compañeros de la Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud nos hablan de su trabajo con pacientes con Enfermedad Renal Crónica

¿Has pensado alguna vez en la posibilidad de que un órgano o varios vayan dejando de funcionar paulatinamente? ¿Cómo sería el no saber cuánto tiempo queda para que ese órgano deje de hacer su función? Esta es la realidad que viven muchas personas en el mundo. Se trata de aquellas que padecen Enfermedad Renal Crónica (ERC)

En estadio avanzado, la ERC impone la necesidad de aplicar un tratamiento sustitutivo de la función renal para poder vivir. En la primera fase, también conocida como de “prediálisis” o de Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA) es fundamental adoptar conductas de mantenimiento de la salud. Es el caso del cuidado de la alimentación, de la tensión arterial y de la ingesta de líquidos. También son importantes factores como la adherencia a los tratamientos y las pautas médicas o de enfermería. En esta primera fase, los profesionales de la Psicología desempeñan una labor muy importante. Normalmente, lo hacen a través de asociaciones de pacientes y familiares como ALCER.

La ERC y sus distintas fases

Más tarde o más temprano, la persona afectada por ERC acabará necesitando un tratamiento sustitutivo de la función renal. A esta fase en la que ya no es posible la vida sin un tratamiento sustitutivo, se le llama Enfermedad Renal Crónica Terminal (ERCT). Es decir, es imprescindible comenzar un tratamiento de diálisis o recibir un trasplante renal.

En esta fase, la sustitución de la función renal se podrá realizar a través de dos modalidades distintas de diálisis. Por un lado, la hemodiálisis hospitalaria en la que el tratamiento se lleva a cabo en salas colectivas. El tratamiento se efectúa unas tres veces por semana y en sesiones de unas cuatro horas, aproximadamente. Por otro lado, existe la diálisis peritoneal que se lleva a cabo en casa previo entrenamiento y supervisión.

Durante la pandemia, los pacientes con Enfermedad Renal Crónica se han tenido que enfrentar al miedo de acudir a hemodiálisis 3-4 veces por semana

Otra de las opciones es el trasplante de riñón, si se reúnen los requisitos de salud para ser incluido en una lista de espera. Un tratamiento que es el más deseado por ser el que más se aproxima a una calidad de vida relacionada con la salud y su vida de antes.

En el caso de las personas sujetas a hemodiálisis, el acompañamiento psicológico es fundamental. Y es que juega un papel muy importante en sus ajustes social, familiar y laboral. Además, en los casos de espera para un trasplante sentimientos como la desesperanza, el miedo o la incertidumbre hacen más que necesaria la intervención psicológica.

atención psicológica en pacientes con enfermedad renal
La hemodiálisis se puede llevar a cabo en salas hospitalarias o, previo entrenamiento y supervisión, desde casa

Se trata de pacientes que viven con el miedo de que les comenten que algo no va bien y suelen compararse con el resto de compañeros de tratamiento. En esta situación, es habitual que aparezca la frustración al ver que otras personas reciben el esperado órgano o llevan mejor su tratamiento. Por lo tanto, se hace indispensable que los profesionales de la Psicología alivien ese malestar generado por los propios pensamientos, las distorsiones cognitivas, la percepción y los mensajes que reciben.

La tercera y última fase de la ERC es el trasplante. Éste puede cursar con complicaciones. Es el caso de la no adaptación al organismo o el rechazo. Una situación que también es fuente de desesperanza entre los pacientes. Hay que considerar que, una vez conseguido el trasplante, la persona va a tener que seguir un tratamiento con inmunopresores de por vida. Este va encaminado a que el órgano no sea rechazado y sus efectos adversos inciden en el estado anímico del paciente. A esto hay que sumarle el temor con el que viven muchas personas a que el órgano trasplantado deje de funcionar y a volver a la diálisis.

La importancia de la atención psicológica en pacientes con enfermedad renal

Cuando se recibe el diagnóstico de enfermedad renal crónica avanzada, el impacto emocional es importante. Al fin y al cabo, el paciente sabe que en un periodo variable sus riñones dejarán de realizar el filtrado y necesitarán diálisis o trasplante renal. En ese momento, los psicólogos y las psicólogas deben atender sus necesidades. Como profesionales trabajamos desde la prevención. Estas tareas se llevan a cabo con la población en general, por medio de campañas de concienciación, sobre hábitos de vida saludable y detección precoz. Nuestra presencia es fundamental como psicólogos de la salud, en ese momento del diagnóstico de ERCA.

atención psicológica en pacientes con enfermedad renal
Durante la pandemia, se han agudizado considerablemente trastornos como el TOC

ERC en tiempos de pandemia

Con motivo de la pandemia de la Covid19, los pacientes con ERC fueron considerados personas de alto riesgo por las autoridades sanitarias. Un riesgo que aumentaba, además, por la gran carga hospitalaria. Este hecho nos obligó a los psicólogos y psicólogas de ALCER a realizar un modelo de prevención y protección rápidamente. También hubo que establecer pautas específicas para superar la ansiedad o el miedo a asistir al turno de hemodiálisis. Un miedo a lo desconocido y al que estos pacientes se han tenido que enfrentar una media de 3 o 4 veces por semana, sumado al ingreso hospitalario.

Los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) han ayudado a tratar muchas situaciones de estrés y ansiedad en pacientes con ERC, durante la pandemia

Sin lugar a dudas, esta situación supone un estrés emocional que se incrementa en el caso de convivir con la familia debido al riesgo de contagio. Toda esta serie de sucesos han provocado un gran desajuste emocional en los pacientes renales y sus familiares. En este sentido, los psicólogos y psicólogas hemos tenido una gran relevancia y hemos sido un gran apoyo, así como una fuente de información donde refugiarse en momentos de incertidumbre.

Otro factor que ha influido considerablemente es el confinamiento que se impuso a partir de marzo de 2020. Este hizo que muchos pacientes se sintiesen solos, rompiendo con la rutina y el contacto con sus familiares. Un factor que, sin duda, dio lugar a la aparición de muchos episodios de depresión o aislamiento social. También hemos visto cómo se han agravado los trastornos como el TOC, siendo una de las demandas con mayor necesidad de tratamiento.

La Psicología Clínica y de la Salud en la atención psicológica a pacientes con ERC

En todo momento, hemos buscado que los pacientes redujesen su nivel de estrés . Los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) han sido muy necesarios para fomentar la adaptación a la nueva realidad y potenciar estrategias de afrontamiento.

Por todo lo mencionado, la Psicología de la Salud resulta imprescindible en este ámbito. Y, con ella, la labor de las asociaciones de pacientes renales como ALCER. Y es que ponen a disposición de las personas con enfermedad renal, profesionales de la Psicología especialistas en su tratamiento.

Como bien dijo Matarazzo, la Psicología de la Salud es “el conjunto de contribuciones científicas, educativas y profesionales que las diferentes disciplinas psicológicas hacen a la promoción y mantenimiento de la salud. A la prevención y tratamiento de la enfermedad, a la identificación de los correlatos etiológicos. Los diagnósticos de la salud, la enfermedad y otras disfunciones. A la mejora del sistema sanitario y a la formación de una política sanitaria”.

Ángeles Ortiz García. Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud Jaén.

Juan Antonio García Suárez. Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud Granada.

María Cristina Sánchez Moreno. Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud Málaga.

Pablo Valdivia. Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud Almería.