Centros, servicios y establecimientos sanitarios cuya actividad se considera NO suspendida

Centros, servicios y establecimientos no suspendidos

Nuestro servicio jurídico ha elaborado este documento con el fin de concretar la situación actual que concierne a los profesionales de la Psicología según los ámbitos de intervención, a la luz de la Orden SND/310/2020, de 31 de marzo, en la que pretende precisar (por fin) cuáles son los centros, servicios y establecimientos sanitarios que se consideran no suspendidas.

Desde que el R.D. 463/2020 de 14 de marzo, estableció el Estado de Alarma como consecuencia de la pandemia que padecemos, se acordó la suspensión de numerosas actividades económicas. No ha quedado totalmente clara cuál es la situación de las actividades profesionales de los psicólogos/as en el contexto que aquella norma estableció.

En la página web del COPAO hemos procurado informar sobre todo esto, y, a lo largo de estas extrañas semanas hemos visto como las distintas normas que ha dictado el gobierno, a menudo imprecisas, incluso contradictorias, han ido añadiendo elementos a considerar (no siempre clarificadores) para analizar esa situación.

Podríamos decir que la situación desde aquel Decreto, y con las múltiples matizaciones de las normas posteriores, ha quedado delimitada según los ámbitos diferentes de la actividad profesionales de los psicólogos/as que podríamos resumir en dos grandes áreas:

  1. Actividad NO SANITARIA.

Hay que entender que toda la actividad profesional está suspendida, a tenor de lo dispuesto en el art.10, apartado 1 del citado R.D. 463/2020, que acuerda suspensión de los “establecimientos minoristas” y, sobre todo, de “cualquier otra actividad o establecimiento que a juicio de la autoridad competente pueda suponer un riesgo de contagio”.

Es obvio que la actividad profesional del psicólogo/a requiere en su desempeño, y en la mayor parte de sus ámbitos, una cercanía personal al cliente, de inmediatez, por tanto, el riesgo de contagios es evidente. De hecho, el R.D.465/2020, que vino a modificar el anterior, precisó un poco más el texto anterior cuando mantuvo que: “En cualquier caso, se suspenderá la actividad de cualquier establecimiento que, a juicio de la autoridad competente, pueda suponer un riesgo de contagio por las condiciones en las que se esté desarrollando”.

En definitiva, pues, lo que establecía aquella norma es que la actividad económica o profesional, en general, quedaba suspendida, para asegurar el confinamiento, y solo se establecían determinadas excepciones.

Mas aún, el R.D.10/2020, de 29 de marzo, ha impuesto la suspensión de toda la actividad económica del país, salvo aquella que la misma norma considera sectores esenciales, entre los que, desde luego, no está incluida la psicología no sanitaria.

De ahí que sostengamos que la actividad de psicología no sanitaria está comprendida en esa regla general y, por tanto, por imposición de lo dispuesto el citado art. 10, apartado 1 del R.D. 463/2020, ESTÁ SUSPENDIDA.

  1. Actividad SANITARIA

En este ámbito la situación ha sido más confusa, puesto que desde que se dictó ese primer R.D. (463/2020 de 14 de marzo) se podía considerar que la actividad sanitaria se integraba entre las EXCEPCIONES a esa regla general de la suspensión a que antes nos referíamos. Esta situación ha generado numerosas consultas y dificultades de interpretación, pues eran numerosos los psicólogos/as que mantenían que, aun desarrollando psicología sanitaria, era imposible el desarrollo de su actividad (bien porque no fuese posible trasladar esta a servicios no presenciales, on line o telemáticos, bien porque los clientes no podían acceder a estos, o por cualquier otro motivo).

Posteriormente, la Orden SND/232/2020, de 15 de marzo que pretende interpretar la aplicación del citado art.10.1, acotó un poco más la situación al determinar que en las actividades sanitarias excepcionadas de la suspensión, se consideraban aquellas que constituyen asistencia sanitaria, siempre que fuera “precisa para evitar una evolución desfavorable si se demora su tratamiento”.

Ante esta situación, COPAO, mediante carta de nuestro Decano, se dirigió a la Presidencia del Gobierno solicitando que se aclarase con mayor nitidez la situación, puesto que muchos psicólogos que vienen realizando su actividad en el ámbito sanitario, interpretaban que, ésta no se encontraba suspendida pese a que la realidad es que en la actuales condiciones, no es posible desempeñarla, por lo que se veían obligados al cese y esa falta de claridad generaba tanto inseguridad jurídica como dificultad para acceder las prestaciones de cese que se habían publicado. Recientemente ha contestado el Jefe de Gabinete del Presidente Sánchez, en los términos que hemos publicado en la web, y que tampoco aclaran definitivamente la situación.

Hoy mismo, el BOE ha publicado la Orden SND/310/2020, de 31 de marzo, por la que se establecen como servicios esenciales determinados: centros, servicios y establecimientos sanitarios.

Y según determina su exposición de motivos, la misma pretende precisar (por fin) cuáles son las actividades sanitarias que se consideran no suspendidas, en línea con lo que se establece en el R.D.10/2020 que delimita cuales son los “servicios esenciales”.

Pues bien, la citada Orden introduce un poco más de claridad, cuando en su artículo 2 determina que se consideran actividades sanitarias esenciales, y por tanto, no suspendidas, aquellas que aparecen en el anexo de la propia orden, a la que este precepto se remite.

Sin embargo, consultado ese anexo, no obtenemos tampoco una claridad a la cuestión que nos viene preocupando, es decir, no acaba esta orden de despejar con seguridad el tema y decirnos si la psicología sanitaria es o no es una actividad esencial y, por tanto, no suspendida.


En el listado que contiene ese Anexo (que reproducimos a continuación), ciertamente no se cita, al menos de forma expresa, la psicología. Aparece un epígrafe genérico de “consultas de otros profesionales sanitarios”, pero entendemos que éste, en todo caso, permitiría que aquellos psicólogos/as sanitarios/as que consideren que deben mantener su actividad, podrían acogerse al mismo, y seguir realizando ésta si las condiciones se lo permiten. Pero, la ausencia explícita de la referencia a la psicología permite justificar, con algo más de claridad, la necesidad de cese de su actividad profesional, con lo que ello supone de posibilidad de acceso a la prestación establecida por ese concepto.

Lo que, por tanto, nos lleva a considerar que: salvo en las excepciones en que las condiciones en la psicología sanitaria se presten, o en la medida en que ésta se pudiese considerar integrada en los “centros de salud mental, la actividad de psicología sanitaria puede considerarse SUSPENDIDA.

ANEXO DE LA ORDEN 310/2020. LISTADO DE ACTIVIDADES SANITARIAS NO SUSPENDIDAS

C.1 Hospitales (centros con internamiento).

C.2 Proveedores de asistencia sanitaria sin internamiento encuadrados en alguna de las siguientes tipologías:

C.2.1 Consultas médicas.

C.2.2 Consultas de otros profesionales sanitarios.

C.2.3 Centros de atención primaria.

C.2.4 Centros polivalentes.

C.2.5 Centros especializados con en el siguiente detalle:

C.2.5.1 Clínicas dentales: ante situaciones de urgencia.

C.2.5.2 Centros de reproducción humana asistida: únicamente ante procesos programados o ya iniciados.

C.2.5.3 Centros de interrupción voluntaria del embarazo.

C.2.5.4 Centros de cirugía mayor ambulatoria: ante situaciones de urgencia.

C.2.5.5 Centros de diálisis.

C.2.5.6 Centros de diagnóstico.

C.2.5.7 Centros móviles de asistencia sanitaria: deben ser considerados como esenciales en tanto en cuanto el centro sea considerado como servicio esencial por parte de la autoridad sanitaria de la comunidad autónoma en el que estén ubicados.

C.2.5.8 Centros de transfusión.

C.2.5.9 Bancos de tejidos.

C.2.5.10 Centros de reconocimiento.

C.2.5.11 Centros de salud mental.

C.2.5.90 Otros centros especializados: deben ser considerados como esenciales en tanto en cuanto el centro sea considerado como servicio esencial por parte de la autoridad sanitaria de la comunidad autónoma en el que estén ubicados.

C.2.90 Otros proveedores de asistencia sanitaria sin internamiento: deben ser considerados como esenciales en tanto en cuanto sean considerados como servicio esencial por parte de la autoridad sanitaria de la comunidad autónoma en el que estén ubicados.

C.3 Servicios sanitarios integrados en una organización no sanitaria: deben ser considerados como esenciales en tanto en cuanto el servicio se ubique en una organización considerada como esencial o sean considerados como esenciales por parte de la autoridad sanitaria de la comunidad autónoma en el que estén ubicados.

Establecimientos sanitarios:

E.1 Oficinas de farmacia.

E.2 Botiquines.

E.3 Ópticas.

E.4 Ortopedias.

E.5 Establecimientos de audioprótesis.