Inicio
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Publicaciones del COPAO

Otras publicaciones

INICIATIVA "IMAGEN Y SALUD"

Compartir

El COPAO está adherido a la iniciativa de la Junta de Andalucía "IMAGEN Y SALUD". Adjuntamos el borrador de un documento que será un Manifiesto Andaluz a favor de la moda y los desfiles saludables como activos en salud,  para que los colegiados y las colegiadas puedan hacer modificaciones y aportaciones al mismo, antes del 25 de octubre.

 

 

DOCUMENTO BORRADOR.

 

Documento de la Iniciativa “Imagen y Salud” a favor de la moda y los desfiles saludables como activos en salud.

 

I. Introducción.-

Hablar de la moda es hacer referencia a un sistema complejo (Leopold, 1992) que, junto a los valores culturales vinculados a procesos históricos y geográficos orientados a la producción y organización del vestir (Entwistle, 2001), incorpora marcos de análisis e interpretación desde la Sociología, la Psicología, la Antropología, la Semiótica, la Comunicación, las Bellas Artes,… (Ash y Wright, 1988; Willis y Midgley, 1973). Unida a esta interdisciplinariedad se hace preciso contemplar enfoques desde la economía, la política, la salud, la evolución de las tecnologías, al debate sobre el género (López, L., 2001), la diversidad y los valores sociales que nos posicionan en un mundo globalizado.

Acercarnos al llamado “mundo de la moda” en el sector textil supone tomar en consideración a diseñadores, sastres, patronistas,  modelos, empresas productoras, distribuidoras y de venta (especializada y generalista, mayorista y minorista), así como a Medios de Comunicación y Publicidad, en los diversos formatos, sin dejar en el olvido la influencia ejercida desde las redes 2.0 y el papel de las personas que generan su actividad en torno a la identificación y generación de “tendencias”.

Finalmente,  se hace necesario tener presente a un sujeto fundamental que dota de razón de ser a los productos de la moda y a la moda: el consumidor o consumidora.

Para la interacción con los distintos sectores enunciados, la moda construye un sistema de signos (Hebdige, 1979; Wright, 1992) mediante el cual ejerce su influencia social;  un lenguaje que, desde la dialéctica entre la estabilidad y la novedad, se orienta a la satisfacción de deseos y proyecciones (Casablanca, L., 2014).

Desde el lenguaje establecido por la moda quedan fijadas normas de comportamiento, identidad, pertenencia, valores, (Casablanca, 2014) y al mismo tiempo se desarrollan pautas de aprendizaje que van desde atarse los cordones y abrocharse una prenda, hasta identificar y aprender a combinar colores y tejidos, formas y volúmenes.

La moda genera un proceso de socialización en el que el discurso sobre el cuerpo ocupa un lugar fundamental. La elección de la ropa que nos vamos a poner cualquier día al levantarnos  está condicionada por presiones sociales y la imagen de la que nos vamos a “investir” va a estar condicionada por razones de contexto y género, entre otros factores.

El culto a la imagen física, la equiparación de autocontrol y delgadez, la identificación entre autoestima y éxito social basado en modelos corporales, constituyen un contexto favorable para el desarrollo de conductas de riesgo insanas frente a la propia imagen corporal. Muchos de los patrones de belleza difundidos mediáticamente (extrema delgadez y juventud) se alejan cada vez más de los perfiles biométricos comunes en la población afectando a los estilos de vida y de alimentación. (Garrido, A., Flores, M., y Espinosa, J.M. 2016)

 

Los modelos estéticos que vienen siendo vigentes para el sexo femenino destacan cuerpos extremadamente delgados y de formas angulosas, caracterizándose por su presentación andrógina  y con características sexuales desdibujadas (Dohnt y Tiggemann, 2005; Forbes et al., 2005). Para el sexo masculino los criterios estéticos se orientan hacia cuerpos atléticos, con pectorales y abdominales desarrollados, espaldas anchas y cinturas estrechas (Cruz y Maganto, 2003). En ambos casos se sobrevalora la delgadez, asociándose a ésta características sociales y de personalidad consideradas positivas (Annis, Cash y Hrabosky, 2004; Davison y McCabe, 2006) y una estigmatización de la gordura (Gilbert, 2000; Maine, 2000; Maganto y Cruz, 2008; Bully, Elosúa y López-Jaúregui, 2012).

 

La presión estética es muy superior en las mujeres en comparación con los hombres, presentándose una mayor insatisfacción por parte de las mujeres al evaluar su apariencia (Raich, R.M. 2004). Desde la construcción social de lo femenino basada en estereotipos desde los cuales muchas mujeres siguen siendo valoradas por su aspecto, dando lugar a que su cuerpo sea percibido como instrumento de seducción y objeto sexual, no resulta de extrañar que la autoestima llegue a depender de la autopercepción y relación que establezca la mujer con su cuerpo y su aspecto físico externo. (López, Mancilla, Álvarez y Vázquez; 2002-2003; Muñoz, Jiménez y Moreno, 2008. Trujado, Nava, de Gracia, Limón, Lilia y Merino 2010)

 

Desde la perspectiva de género, las presiones sociales  sobre la imagen de la mujer pueden derivar en verdaderas prácticas de violencia de género, puesto que más allá de la violencia física debemos considerar la inclusión de un modelo de violencia cuando se vulnera la integridad emocional de una persona por no ajustarse al estereotipo tradicional impuesto (Alatriste, 2006; Trujano, 2005; Trujano, 2007). Algunos de los factores desencadenantes de este tipo de violencia, son los criterios y valores estético-culturales relativos al cuerpo femenino y/o masculino, influidos por la moda de la delgadez (Jiménez, 2004) que junto a la salud, afectan a la autoestima y al desarrollo personal y social de las personas.

Esta priorización de valores estéticos frente a valores saludables lleva a que las razones que conducen a las personas a realizar determinadas prácticas que comprometen su salud (dietas, intervenciones quirúrgicas, uso de “productos milagro”,…) no se centren en el peso corporal real, sino en la percepción que tienen de su cuerpo y en la satisfacción con él (Ramos, Rivera y Moreno, 2010). Es por ello que tener un adecuado Indice de Masa Corporal o estar más delgado no garantiza la satisfacción con el propio cuerpo y no dejen de ejercerse comportamientos alimentarios de riesgo. (Ballester, de Gracia, Patiño, Suñol y Ferrer, 2012)

Especial preocupación generan estas propuestas dirigidas al segmento de la adolescencia tanto por la influencia directa, como aquellos modelos que incorporándose a los grupos de iguales se imponen y exigen en su cumplimiento a sus miembros o a quienes pretenden agregarse generando una presión difícil de afrontar desde un estadio evolutivo que se caracteriza por los cambios fisiológicos, emocionales, cognitivos y sociales que se centran en manera muy importante en el cuerpo y en la apariencia física.

No obstante, la moda desde  su capacidad creativa, cultural, desde su papel histórico y su influencia en los escenarios actuales, desde su potencial identitario y al mismo tiempo globalizador, desde su capacidad de generar riqueza económica y social, desde el potencial de influencia que ejerce sobre los ritmos y los escenarios de las personas,…, debe ser entendida como  una producción social poliédrica e intersectorial que no puede ser ignorada, y que debe ser objeto de debate en aquellos componentes que afectan a derechos fundamentales de la ciudadanía, pero que al mismo tiempo debe ser promovida en aquellas aportaciones que generan riqueza social, cultural y económica.

 

III. Manifiesto Andaluz a favor de la moda y los desfiles saludables como activos en salud.

El IV Plan Andaluz de Salud  recoge “la compleja conexión que liga la salud de las personas con los contextos socioeconómicos en los que se desenvuelven y con el entramado dinámico de su capital social”. Desde este posicionamiento estratégico se pone en valor el papel  de los activos de salud para el desarrollo de una visión amplia de la salud basada en el bienestar subjetivo, el funcionamiento óptimo necesario para un proyecto vital satisfactorio y el reconocimiento de múltiples influencias biológicas, psicológicas y sociales (determinantes en salud)

Entendiendo un “activo para la salud” como aquel factor o recurso que aumenta la capacidad de las personas, grupos, comunidades, poblaciones o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar (PISMA, 2014), consideramos la importancia de aprovechar el capital social favorable a los valores de diversidad  estética y estilos de vida saludables. Un capital social entendido como conjunto de recursos y activos sociales, culturales, políticos, económicos,…,  que promuevan escenarios para la articulación de esfuerzos y de alianzas de las distintas esferas que configuran el contexto social.

La Iniciativa “Imagen y Salud”  de la Consejería de Salud y las entidades, colectivos y agentes económicos y sociales adheridos al presente documento, identifican la conveniencia de dar forma a un “Manifiesto Andaluz a favor de la Moda y los Desfiles Saludables como activos para la salud”.

 

Objetivos del Manifiesto:

1.- Promover un debate social a favor de valores y acciones favorecedores de la aceptación de la diversidad corporal, la autoestima y la satisfacción con el propio cuerpo.

2.- Favorecer las alianzas con el sector de la moda con objeto de la incorporación de valores relacionados con la salud -entendida ampliamente- desde las propuestas, discursos e influencia de este sector.

3.- Establecer un marco que sirva de guía para el ejercicio de compromisos y acciones entre los diversos sectores.

4.- Sensibilizar a corrientes de opinión y agentes de influencia, favoreciendo la convergencia intersectorial, frente a aquellas propuestas y modelos que ponen en riesgo la salud  (especialmente, la infanto-juvenil) y los principios de igualdad de género.

5.- Promover actitudes  y conocimientos entre la población, especialmente infanto-juvenil y mujeres, que permitan el afrontamiento exitoso ante presiones y situaciones que pongan en riesgo tanto la salud, como dañen las posibilidades de desarrollo personal y social.

6.- Generar reflexiones y documentación que, desde la evidencia, aporten recursos a acciones legislativas que pudieren desarrollarse.

 

Consideraciones desde el Manifiesto:

1.- La multicausalidad de factores que intervienen en la construcción de la imagen corporal y en la satisfacción con la misma.

2.- La necesidad de coordinar los esfuerzos entre los diversos sectores con objeto de incrementar la eficacia de las actuaciones y la eficiencia de los esfuerzos e inversiones.

3.- La importancia que dentro de estos factores desempeña el mundo de la moda (diseño, elaboración, presentación, exposición, publicidad, venta, etc) en la construcción de los modelos ideales corporales y estéticos.

4.- El desarrollo de valores sociales que tomando como referencia la “cultura del éxito” potencian la exigencia de la inmediatez en la satisfacción de los deseos y necesidades, haciendo del culto al cuerpo, la equiparación de autocontrol y delgadez, la identificación de autoestima y aceptación social del propio cuerpo en función de unos cánones arbitrariamente fijados un contexto que favorece las vivencias de malestar subjetivo y el desarrollo de costumbres insanas frente a la propia imagen corporal.

5.- El valor concedido al cuerpo como herramienta de intercambio y de integración o rechazo social, así como su influencia y promoción en el mercado laboral.

6.- La imposición de modelos y patrones asociados a cuerpos irreales, generando insatisfacción, frustración y conductas de riesgo para la salud física y mental.

7.- El papel de la publicidad y de los medios de comunicación, especialmente desde la influencia que ejerce en menores y jóvenes, des la creación y comunicación de propuestas estereotipadas e irreales.

8.- La influencia que desde las redes 2.0 se ejerce en la creación de tendencias y conductas de riesgo para la salud.

9.- La necesidad de impulsar hábitos de alimentación saludable que puedan favorecer el desarrollo de hábitos saludables ante riesgos en de la conducta alimentaria.

 

Propuestas y Recomendaciones desde el Manifiesto:

1.- Entendemos que cualquier actuación orientada a promover el potencial que la moda como “activo para la salud” debe ser llevada a cabo desde un enfoque intersectorial y cooperativo, en el cual se hace preciso considerar a la ciudadanía y a sus modelos organizativos.

2.- Proponemos coordinar y secuenciar las acciones de todas las entidades adheridas a la Iniciativa "Imagen y Salud",  y aquellas receptivas a la presente propuesta, para que desarrollen campañas coordinadas que impacten en la población, en vez de acciones dispersas que, generando igual esfuerzo, hacen perder la eficacia.

3.- Denunciamos la imposición que se ejerce sobre la mujer, tanto por su propia aceptación como por influencias externas, para que satisfaga y se someta a modelos que ponen en riesgo su salud física, psíquica y social.

4.- Animamos al ejercicio de acciones ciudadanas contra aquella publicidad, presentaciones o cualquier otro tipo de formato de presentación de la imagen y la moda que pueda establecer asociaciones explícitas o implícitas sobre cosificación en la mujer o sexualización en menores, así como ante cualquier propuesta que pueda incitar a la violencia o la xenofobia.

 

5.- Instamos al ejercicio de control y sanción dentro de las competencias de las administraciones públicas de aquellos aspectos relacionados con la publicidad, imagen y la salud de la ciudadanía, especialmente la publicidad engañosa y/o aquella que es presentada con la suficiente ambigüedad para generar confusión en sus destinatarios

6.- Si bien reconocemos la limitada eficacia de los códigos de autorregulación, creemos de interés apoyar el establecimiento de marcos autorreguladores de carácter sectorial e intersectorial por cuanto aportan valor al debate y orientación a sectores externos que desconocen aspectos específicos que se someten a autorregulación.

7.- Impulsamos el establecimiento de un identificativo "Desfile Saludable" que supondrá que las personas que desfilen se encuentren en un rango de IMC entre 18 y 25, llevándose a cabo dos evaluaciones: una de ellas un mes antes de los desfiles y  otra dos días antes del desfile. Para el desarrollo de dicho recurso de discriminación en positivo, “Desfile Saludable” se recomienda la creación de un grupo de trabajo intersectorial que redacte el protocolo oportuno.

 

8.- Recomendamos desarrollar un material sensibilizador, informativo y educativo para que durante el desarrollo de un "Desfile Saludable" se ponga a disposición de las personas asistentes.

 

9.- Abogamos porque se promueva una regulación  por parte de aquellas Administraciones Públicas que ceden sus espacios para la realización de desfiles de moda, o colaboran en patrocinios de los mismos,  con objeto de que demanden de las entidades organizadoras de estos eventos la acreditación de su actividad como "Desfiles Saludables".

 

10.- Se insta a las academias de formación de modelos para que en sus contenidos curriculares se contemple  el desarrollo de hábitos saludables, especialmente aquellos relacionados con la alimentación saludable y la actividad física. 

 

11.- Se propone, especialmente  para al comercio textil, la utilización de maniquies cuya imagen sea similar a las medidas de personas con normopeso; eliminándose, en cualquier caso, aquellas representaciones que, aunque sean de partes del cuerpo, puedan asociarse a tallas que supongan un riesgo para la salud

 

12.- Se reitera la importancia de la unificación de las tallas, evitando las diferencias de tallas en función de los criterios e intereses de las empresas de confección.

 

13.- Instamos a las tiendas y comercios de venta de confección y, especialmente, de moda a que oferten a la ciudadanía una variedad de tallas abiertas a la diversidad de las características morfológicas de la ciudadanía.

14.- Animamos a los Medios de Comunicación (MM.CC.), y especialmente  los Medios de Comunicación Públicos, en su colaboración para la mayor difusión de las acciones relacionadas con la "moda en positivo" y los "desfiles saludables".

15.- Consideramos el interés de promover acciones formativas dirigidas a prensa especializada en noticias de sociedad de manera que se puedan establecer alianzas que favorezcan la difusión de contenidos educativos y de valores ante la diversidad de la imagen corporal y el tratamiento de situaciones relacionadas con patologías vinculadas a los trastornos de la conducta alimentaria.

 

16.- Sugerimos que, en las acciones llevadas a cabo con centros educativos  desde Asociaciones de la Prensa y Colegios de Periodistas, se incorpore en las lecturas críticas y debates sobre los MM.CC. aquellas relacionadas con la imagen y la moda.

17.- Consideramos de interés establecer  alianzas con bloggers, influencers y generadores de tendencias,  orientadas a favorecer la difusión, desde sus ámbitos de influencia, de valores asociados a la moda saludable y a la aceptación de la diversidad de la imagen corporal.

18.- Demandamos fomentar el control de portales web o en otros formatos digitales que difunden y promueven prácticas que promueven propuestas corporales que comprometen la salud de la población, especialmente la más joven.

19.- Estimamos oportuno comprometer a agencias y diseñadores de publicidad y comunicación, así como a revistas del sector de la moda para que aquellas imágenes que hayan sido retocadas mediante programas informáticos se haga constar explícitamente.

20.- Animamos al desarrollo de acuerdos de control y autocontrol en los que se establezcan acuerdos éticos que  impidan el tratamiento cosificado y deshumanizado de los y las modelos, así como la presentación sexualizada de menores.

21.- Exigir el cumplimiento de aquellos criterios constitucionales que prohíben la generación de situaciones de desigualdad, en este caso el acceso discriminativo al mercado laboral por razones basadas en la imagen corporal y la exigencia para la contratación de determinados parámetros corporales que pueden comprometer la salud de trabajadores y trabajadores.

22.- Convenimos la necesidad de actualizar la reglamentación sobre funcionamiento de gimnasios y escuelas de danza, especialmente en la distribución y venta de productos supuestamente nutricionales y/o dietéticos.

23.- Se sugiere valorar la posibilidad de establecer una mesa de trabajo (en el ámbito que sea competente) que valore criterios de fiscalidad favorable para aquellas empresas que lleven a cabo actuaciones y prácticas relacionadas con la Moda y los Desfiles desde un enfoque saludable.

 

24.- Se propone la creación de un Observatorio o Comisión de Seguimiento que promueva, evalúe y difunda la evolución de las propuestas presentadas desde este “Manifiesto Andaluz  a favor de la Moda y Los Desfiles Saludables como activos para la salud”.

 

FALTAN POR INCORPORAR LAS CITAS BIBLIOGRÁFICAS

 

Almería
C/ Montellano, 2, Bajo
(Acceso desde Avda. Cabo de Gata,23)

04007 Almería.
Tfno./Fax: 950 27 61 02
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Granada
C/ San Isidro, 23
18005, Granada
Telef.: 958 53 51 48 Fax: 958 26 76 74
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Málaga
Av. Cánovas del Castillo, 4,
Entreplanta,

1º Dcha.

Edificio Calafate - 29016 Málaga
Tfno/Fax: 952 33 83 28
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jaén
C/ Plaza de la Libertad, nº 9, 1ª planta.
23007 Jaén
Tfno/Fax: 953 27 63 21
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.copao.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Politica de Cookies.