Inicio
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Publicaciones del COPAO

Otras publicaciones

Éxito rotundo en la exposición del estudio sobre el deseo

Compartir

Éxito rotundo en la exposición de resultados que nuestro compañero Francisco Cabello, realizó de su estudio sobre el deseo.

De izquierda a derecha: María Encarnación Santiago (coordinadora del IAM), Francisco Cabello, Manuel Mariano Vera (Decano COPAO), Francisca Ruiz (Vicedecana de Málaga de COPAO) y Carlos Bautista (Delegado de la Consejería de Salud en Málaga)

 

La investigación está realizada por el psicólogo Francisco Cabello para el Instituto Andaluz de Sexología y Psicología y es la más importante realizada a nivel internacional.

“Las mujeres con ideología de izquierdas son las que tienen un mayor deseo sexual con diferencias significativas frente a las de derechas y las de centro, que puntúan por igual y no hay diferencias entre ellas”. Esta es una de las conclusiones que se extraen de un estudio realizado por el prestigioso psicólogo malagueño Francisco Cabello en lo que se ha convertido en la mayor investigación a nivel internacional sobre el deseo realizada hasta ahora. Ha constado de una encuesta entre 22.000 mujeres de habla hispana pertenecientes a 71 países de los cinco continentes y de la que también destaca el dato de que, de todos esos países, las mujeres españolas son las que mayor deseo tienen.

Antecedentes
Francisco Cabello, médico, psicólogo clínico y sexólogo, acumula 33 años de consulta y es el director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología desde su fundación en 1991. Lidera el ‘Proyecto Desea’, sobre deseo y aversión sexual. Explica que, según múltiples estudios anteriores, la pérdida de deseo constituye el primer problema sexual para las mujeres y el tercero para los hombres, pero los datos que aportan estos estudios son muy variables. Además, cree que se ha sobrevalorado la ausencia de deseo en la mujer y que las cifras conocidas hasta ahora están magnificadas, porque se incluyen en las mismas a las que no tienen deseo a causa de que su pareja no es la adecuada, es decir, que la pareja no es un adecuado inductor externo del deseo.
Por este motivo, desde el Instituto Andaluz de Sexología y Psicología, y con el apoyo de la Academia Internacional de Sexología Médica, puso en marcha una investigación multicéntrica, de carácter internacional, para evaluar el nivel de deseo de la población y poder detectar qué número de personas presentan falta de deseo, con vistas a tomar medidas que puedan servir para mejorar su calidad de vida.

Proyecto Desea
El ‘Proyecto Desea’ se inició en 2015. Francisco Cabello explica que “en consulta comparé mis datos de muchos años de experiencia con los que aparecían en diversas bibliografías, que hablaban de unos niveles muy altos de falta de deseo en la mujer. Incluso hay algún trabajo sueco que habla hasta de un 80 por ciento, aunque la media, cuando se revisan los trabajos publicados, siempre la sitúan entre el 20 y el 40 por ciento, aunque más cercano al 40 que al 20”.
Sin embargo, el psicólogo afirma que ese dato no es real, “ya que en consulta nos damos cuenta de que hay mujeres con falta de deseo derivado de un conflicto de pareja, o sea, porque ésta no es un adecuado inductor del deseo. Nosotros entendemos que el deseo es adecuado cuando la base neurofisiológica es normal, o sea, que hormonas y neurotransmisores están bien, cuando a nivel cognitivo y afectivo se está bien y, por supuesto, cuando existen unos estímulos adecuados. Pero si la pareja no está funcionando como un estímulo adecuado, no se puede considerar que esa mujer tenga una patología”.
Por este motivo, Francisco Cabello entiende que la bibliografía lo que mide generalmente en los cuestionarios es frecuencia sexual y motivación para iniciar relaciones sexuales, “y no se puede estar motivado para iniciar relaciones sexuales con una pareja que en ese momento de la vida no se parece en nada a aquella persona que se conoció y con la cual se tenía deseo constantemente”.
Así, en 2015, junto con su equipo -los psicólogos Francisco Javier del Río y Marina Cabello- elaboró, validó y publicó un cuestionario llamado cuestionario ‘Desea’, que mide el deseo, la posibilidad de aversión sexual y el estrés interpersonal, ese decir, si hay o no conflicto de pareja. “Nuestra idea -apunta el doctor Cabello- es valorar qué mujeres tienen realmente falta de deseo porque, aunque quieren a su pareja, no encuentran el momento de tener relaciones o les produce aversión el sexo. Y una cuestión distinta, que conlleva una estrategia terapéutica diferente, es la de aquellas mujeres que no se llevan bien con su pareja, no se comunican, o no son bien tratadas y eso produce un rechazo. La estrategia ahí sería una terapia de pareja”.
Así pues, el cuestionario puesto en marcha es el único que permite medir deseo, aversión y si la pareja está bien o no para poder elegir las diferentes estrategias terapéuticas. El proyecto se presentó a la Academia Internacional de Sexología Médica a la que le pareció muy interesante. Esta academia está compuesta por treinta miembros, de mucho prestigio en su campo y en sus países, que promovieron que se contestara el cuestionario. De esta manera, se ha logrado ser el trabajo sobre deseo más grande que se ha hecho en la historia, con 22.000 personas encuestadas, de las cuales cumplieron los criterios de inclusión 20.420 y de ellas 18.530 son mujeres.

Deseo sexual hipoactivo
El primer dato importante es que solo un 10,27 por ciento de esas 18.530 mujeres tienen deseo sexual hipoactivo, ese decir, poca motivación hacia las relaciones eróticas, ausencia de pensamientos o fantasías sexuales, o muy poca frecuencia de estas. Se trata de un dato que contrasta con la media publicada hasta ahora en otros estudios. Francisco Cabello explica que “ninguna patología, como diabetes, hipertensión o depresión -que son las más frecuentes- supera el 26 por ciento. Si entendemos el deseo sexual hipoactivo como una enfermedad, sería muy raro que fuera una media tan alta como se había dicho hasta ahora”. La clave está en haber quitado del estudio los conflictos de pareja como causa de la falta de deseo. “Realmente, el deseo sexual hipoactivo ronda ese porcentaje del 10,27 por ciento sin el conflicto de pareja”.

Conclusiones curiosas
Del estudio, el doctor Cabello explica que se pueden extraer conclusiones muy curiosas. Una de ellas es que las mujeres que se califican como poliamorosas, que suponen un pequeño porcentaje del total, “son las que tienen los niveles más altos de deseo. Y le siguen a continuación las mujeres que tienen pareja, pero no conviven con ella. Desde el punto de vista erótico, ese sería el mejor modelo de pareja”.
Respecto a la orientación sexual, el estudio refleja que “las bisexuales y las homosexuales tienen bastante más deseo, con diferencias significativas con respecto a las mujeres heterosexuales”.
En cuanto al nivel de estudios, “las que presentan un mayor nivel de deseo son las mujeres que poseen estudios universitarios, seguidas de las que han estudiado Formación Profesional, después las que tienen estudios secundarios y las que menos deseo tienen son las que poseen estudios primarios. Es decir, a mayor nivel de estudios existe mayor deseo. También cabe destacar que, a nivel profesional, las mujeres con menor nivel de deseo son las amas de casa”.
En referencia a la orientación política, “las mujeres con más deseo son las de izquierdas con diferencias significativas frente a las de derechas y centro, que puntúan por igual y no hay diferencias entre ellas”.
Con respecto a la religión, “las mujeres que más deseo tienen son, con mucha diferencia, las que no tienen ninguna creencia religiosa, o sea, las no creyentes. Le siguen las adventistas, aunque son pocas en nuestra muestra, y después las cristianas no practicantes. Hay una gran diferencia entre las cristianas no practicantes con respecto a las practicantes, un 26 por ciento”.
Otro dato interesante es el lugar de residencia, “ya que hay mayor deseo en las mujeres a medida que hay mayor número de habitantes en sus localidades”.

Las españolas lideran el ranking
Han sido 22.000 mujeres encuestadas en países o localidades de los cinco continentes como Alemania, Anguilla, Antigua y Barbuda, Antillas holandesas, Antioquia, Argentina, Aruba, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Bonaire, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Curazao, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovenia, España, Estados Unidos de América, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Holanda, Honduras, Inglaterra, Irlanda, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes, Islas Vírgenes Británicas, Israel, Italia, Jamaica, Japón, La Guyana francesa, Malasia, Managua, Maracaibo, Marruecos, México, Nicaragua, Noruega, Nueva Zelanda, Palestina, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Qatar, República Dominicana, Rusia, Salvador, Sint Maarten, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Trinidad y Tobago, Turquía, Uruguay y Venezuela.

Pues bien, de las encuestas en todos ellos el estudio realizado por Francisco Cabello demuestra que las españolas son las que presentan un mayor deseo sexual.

Aversión al sexo
Un dato muy importante desde el punto de vista psicológico es que se ha desclasificado del DSM 5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) la aversión al sexo, que se produce en mujeres que les produce repugnancia, pese a querer tener relaciones sexuales por estar enamorados de su pareja, pero no pueden porque no resisten el olor, la idea de ponerse, etc. Incide Francisco Cabello en que ha sido desclasificado “porque el comité de expertos del DSM 5 refería que había pocos estudios referidos a la aversión, pero a nosotros nos sale una prevalencia del 2,5 por ciento. De cada cien mujeres, dos y media no pueden tener relaciones sexuales porque les produce aversión. Y hay una correlación entre el nivel de deseo bajo y la aversión”.
Así, profundiza en el tema señalando que “el estado final de un deseo sexual hipoactivo suele ser la aversión sexual. Suele comenzar porque la mujer empieza por no encontrar el momento adecuado para tener relaciones sexuales, pero esa presión le lleva a tener cada vez menos deseo y, al final, sólo con escuchar a su pareja entrar por la puerta ya le entra dolor de cabeza o ganas de vomitar. Se llega a somatizar el rechazo y en esa situación ya estamos ante una aversión. Quitarlo de la clasificación del DSM 5 es una memez, porque es un cuadro que vemos todos los días en consulta y este estudio viene a demostrar que ha sido un gran error desclasificarlo”.

 

Almería
C/ Montellano, 2, Bajo
(Acceso desde Avda. Cabo de Gata,23)

04007 Almería.
Tfno./Fax: 950 27 61 02
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Granada
C/ San Isidro, 23
18005, Granada
Telef.: 958 53 51 48 Fax: 958 26 76 74
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Málaga
Av. Cánovas del Castillo, 4,
Entreplanta,

1º Dcha.

Edificio Calafate - 29016 Málaga
Tfno/Fax: 952 33 83 28
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jaén
Plaza de la Libertad, nº 9, 1ª planta.
23003 Jaén
Tfno/Fax: 953 27 63 21
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.copao.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Politica de Cookies.