Inicio
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

BANCO DE INFORMACIÓN COVID19 PARA PROFESIONALES DE LA PSICOLOGÍA

La violencia juvenil no existe, existe violencia en el entorno juvenil

Publicado el Jueves, 23 Enero 2020 13:42
Compartir

La violencia juvenil no existe

Relacionar cosas mediante el lenguaje tiene una importancia fundamental en el ser humano, por lo que la forma en la que expresamos conceptos es muy importante; no es lo mismo usar la expresión “violencia juvenil” que “violencia en el entorno juvenil”. Basta con pararse un minuto a cavilar en nuestra mente con estas dos expresiones como para darnos cuenta de la gran cantidad de diferencias, no tan sutiles, entre ambas. El problema es que no solemos pararnos a meditar sobre ello, bien porque no podemos prestar atención a toda la información que nos llega, o bien porque usemos esquemas o tratemos la información basándonos en el uso de reglas simples, lo que llamamos heurísticos. Un ejemplo de esto es el hecho de que si preguntamos a la gente sobre si la delincuencia juvenil está aumentando, es muy probable que nos conteste que sí, usando el heurístico de disponibilidad de nuestra organización mental de la información, sin embargo no hay datos que corroboren el hecho de que la violencia en el entorno juvenil esté aumentando; Se atribuye a Marco Tulio Cicerón, filósofo y cónsul del senado romano (106-43 a.C.), la frase <<Estos son malos tiempos: Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe textos>>, dándose por aludido quien suscribe el presente artículo en lo que respecta a la segunda parte de la frase. Steven Pinker, catedrático de psicología en la Universidad de Harvard afirma que nuestra sociedad actual es menos violenta que cualquier época pasada del ser humano. En un extenso libro de más de mil páginas, “Los ángeles que llevamos dentro: El declive de la violencia y sus implicaciones”, Pinker nos ofrece numerosos datos e interesantes argumentos que desbaratan la extendida percepción de nuestra sociedad es más violenta que anteriores. Para Pinker, una de las causas fundamentales de que la violencia disminuya es la expansión de la razón, lo que denomina “revolución humanitaria”, la cual comienza con la ilustración y tiene su mayor expansión mediante el mayor grado de educación y eclosiona mediante el fenómeno de la globalización. Pero, ¿por qué esa percepción social de que la violencia aumenta, en especial la violencia en el entorno juvenil? Para Pinker el aumento de la mayor capacidad de ponernos en el lugar del otro o de la otra, hace menos probable la deshumanización y por tanto habrá menos violencia, ocurriendo que la percepción de que nuestra sociedad es más violenta es porque somos más sensibles a dicha violencia, sensibilidad ésta que aumenta en el caso de la infancia y la juventud.


Sin embargo, para la Organización Mundial de la Salud en sus conocidos informes de enfoque médico/biologicista, la “violencia juvenil” es un problema mundial de salud pública de alto coste económico que va en aumento, para ello se reflejan las tasas de los lugares con mayor índice de violencia juvenil, los cuales coinciden los espacios urbanos de mayor concentración poblacional, y a mayor concentración humana, mayores tensiones. En estos informes de la OMS es común el uso de datos que pueden inducir a sacar conclusiones erróneas como que el homicidio está en cuarto lugar entre las causas de muerte de los y las jóvenes, porque claro, es menos probable que una persona joven muera por causas naturales que una persona mayor. Estoy absolutamente convencido de que la violencia en el entorno juvenil es un problema importante y soy sensible a ello, pero no del hecho de que aumente y tampoco de que el concepto de violencia deba unirse al de juventud para categorizar o para etiquetar. <<No hay violencia juvenil. Hay violencia>>, dice Javier Urra, que para ello nos insta a que observemos las memorias de la Fiscalía General del Estado haciendo comparaciones por franjas de edad. Es de suma importancia trabajar la prevención de la violencia en el entorno juvenil, aunque enfoque teórico y metodológico que usemos para prevenir es esencial: Los enfoques biologicistas, incluido el de los Determinantes Sociales para la Salud, que es un enfoque biologicista camuflado en lo social, se van a ocupar más de los aspectos sintomáticos, sin embargo los enfoques de la Psicología de la Intervención Social están más centrados en el estudio y abordaje de las raíces del problema en el contexto social y sobre la base de la Psicología Social y Comunitaria.


No sólo el uso de estrategias para compensar nuestras limitaciones mentales influye sobre la percepción que se tiene a la hora de hablar de jóvenes y violencia, si no que existen muchos otros fenómenos descritos desde la Psicología Social, como el de la categorización, la formación de impresiones o el del uso de etiquetas que también van a mediar en la percepción social de la violencia en el entorno juvenil. Las etiquetas ayudan a simplificar el mundo mediante resúmenes prototipados del comportamiento social, aunque en la mayoría de las ocasiones, poner una etiqueta conlleva un juicio de valor, tanto para quien la pone como para quien la usa, siendo limitante tanto para quien la soporta, como para quien la designa. El uso de expresiones como “violencia juvenil” no es sino un etiquetaje que comporta un juicio de valor descalificativo. Decía Aristóteles que “somos más dados a juzgar que a explorar”, siendo un reforzador de estos patrones de conducta el hecho de que cuando ocurren casos violentos protagonizados por menores de edad, se dan importantes despliegues mediáticos en relación a la noticia, donde el tratamiento de la misma suele estar cargado de etiquetas.


No analizar con algo de profundidad y capacidad crítica, y desde la Psicología Social, los fenómenos de violencia, nos puede llevar a hacer atribuciones erróneas, así como a diseñar enfoques preventivos poco efectivos, olvidando que la violencia, tanto individual como grupal, se da siempre en un contexto interpersonal, social, cultural e histórico.


No cabe duda de que la dirección de nuestra sociedad está cada vez más encaminada hacia la cultura de paz y no violencia, prueba de ello es la creciente sensibilidad hacia otras formas de violencia como la que se ejerce sobre los animales. La violencia en general y en concreto la violencia en el entorno juvenil disminuyen a la par que aumenta la sensibilidad social sobre ello, pero no olvidemos que aún somos jóvenes en lo que a derechos infantiles se refiere, siendo 1989 el año de la proclamación de la Convención de Derechos de la Infancia que, dicho sea de paso Estados Unidos aún no ha ratificado, por lo que nos queda un importante camino que recorrer y muchos campos en los que intervenir, separando todo lo posible la palabra violencia de la palabra juvenil: La violencia juvenil no existe, existe violencia en el entorno juvenil que es un entorno de mayor fragilidad que otros.

David Carmona Barrales, Vocal de Psicología de la Intervención Social.

Almería
C/ Montellano, 2, Bajo
(Acceso desde Avda. Cabo de Gata,23)

04007 Almería.
Tfno./Fax: 950 27 61 02
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Granada
C/ San Isidro, 23
18005, Granada
Telef.: 958 53 51 48 Fax: 958 26 76 74
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Málaga
Av. Cánovas del Castillo, 4,
Entreplanta,

1º Dcha.

Edificio Calafate - 29016 Málaga
Tfno/Fax: 952 33 83 28
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jaén
Plaza de la Libertad, nº 9, 1ª planta.
23003 Jaén
Tfno/Fax: 953 27 63 21
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.copao.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Politica de Cookies.